¡Hola de nuevo! Nos encanta que nos sigas leyendo. Por eso queremos contarte un secreto: En Hey Buddy tenemos una fórmula de visibilidad para que tu negocio tenga su lugar en internet. De hecho lo que te traemos es directamente nuestro método de trabajo basado en las siglas APN-p:

  • A: Analizar
  • P: Planificar
  • N-p: No procrastinar

 

No, no es un método milagro. Tampoco tiene nada que ver con hacer magia. Es algo mucho mas sencillo que todo eso y que ofrece resultados de los que merecen la pena.

¿Te animas a ver como funciona?

 

Di que si

 

A de analizar: tu negocio, público, marca y medios en los que te comunicas.

 

Así dicho parece que lo que tienes que hacer es analizar todo y bueeeeeeeenoooooooo… casi, casi. Pero no. No te vuelvas loco.

Lo que te proponemos en esta fórmula de visibilidad es que revises todo con cabeza. Se trata de que tengas claramente definidos los puntos claves que te harán lograr tus objetivos en internet.

Existen diversas creencias en relación a que con un logo basta para crear una marca o que tener un blog te posiciona automáticamente. Quizás que con publicar muchas veces en redes sociales tienes visibilidad. Y no, las cosas no funcionan así. Antes de plantear nada de todo esto hay que saber exactamente quienes somos, que estamos haciendo y dónde queremos llegar.

En nuestro caso sabemos que cada cliente y negocio es mundo. Que los factores que intervienen a la hora del buen funcionamiento de una marca son prácticamente infinitos. Por eso hay que analizar lo mas importante y ver si realmente funciona o no. Para ello lo primero que se plantea es una auditoria en la que establecer los puntos fuertes y débiles de la marca.

¿Y cómo se hace eso? Preguntando :

  1. ¿Qué vendes?
  2. ¿A quién se lo vendes?
  3. ¿Cómo y con qué perspectiva lo vendes?
  4. ¿Dónde tienes o vas a tener presencia?

 

El “qué vendes” hace referencia  directamente a tu modelo de negocio. Por si no lo sabes, te lo cuento yo: a la hora de tener un negocio visible en internet, no es lo mismo vender productos que servicios. ¿Obvio no? Pues os sorprendería saber la cantidad de gente que no se ha puesto a definir ni sus productos ni sus servicios.

En cuanto al “¿a quién se lo vendes?” se trata de definir al menos una aproximación a tu “cliente ideal”. ¿Por qué? Porque sin ese cliente ideal no existe la posibilidad de segmentar un buen público objetivo del que sacar tus clientes reales.

La mejor opción es pensarlo desde lo mas general y bajar hasta lo mas específico: ¿Vendes a empresas o particulares?¿Donde residen?¿Hombres, mujeres, ambos? ¿Qué edades? ¿Formación?¿Nivel adquisitivo?¿Estado civil?¿Gustos?

A partir de ahí se puede desde definir la marca hasta ver en que redes sociales estar o cómo preparar la web.

En relación al “¿cómo y con qué perspectiva?” parece el más enrevesado, pero es la forma de, al menos, acotar tu marca y adaptarla a tus necesidades y objetivos.  

Por ejemplo: ¿En qué te diferencias de la competencia? ¿Cómo es tu relación con los clientes?¿Y la calidad de tus productos y servicios? ¿Eres una empresa familiar, un bufete, o un freelance?

Respondiendo a estos puntos más los dos primeros, puedes empezar a plantearte cosas como la identidad visual de tu  marca, el tono y otros factores fundamentales en el cómo te vas a mostrar al mundo.

Por último el ¿dónde vas a tener presencia? se refiere a si debes o no tener un blog, en qué redes debes estar, si tener un perfil en Etsy o montar tu propia tienda virtual, tener e-mail marketing…

Para eso, teniendo claro los puntos anteriores, la mejor opción es formarse e informarse. De este modo podrás decidir con cabeza – y sin morir en el intento – dónde vas a mostrar todo ese trabajo de marca que ya has realizado. Y ya de paso saber que necesidades añadidas tienes: comprar un hostig, crear pasarelas de pago, plantillas para redes sociales, aprender a usar Google Analytics y gestores de redes…

Si tienes todo esto analizado y además has empezado a moverte en, por ejemplo, redes sociales la recomendación es que contrastes tus respuestas con los resultados estadísticos. Especialmente a nivel de público… te vas a sorprender.

¡Vamos! ¿A qué esperas?

 

¡Venga! ¿a qué esperas?

 

P de planificar: ten una estrategia realista y coherente con tu análisis.

 

Lo cierto es que, dentro de nuestra fórmula, este punto sobre planificación y el de “¿dónde tener presencia?” , van de la mano.

En base a vuestra elección debéis planificarlo todo pero sin perder la perspectiva de que esto es una carrera de fondo.

Por ejemplo: si habéis elegido tener blog, e-mail marketing y redes sociales, tenéis que establecer un calendario de contenido básico de mantenimiento.

En él, tendréis que establecer la frecuencia con la que publicaréis un post y cada cuanto tiempo mandaréis un correo a vuestra lista de suscriptores.  Por supuesto no podéis olvidaros de planificar cuantas veces a la semana vais a publicar en vuestras redes sociales.

Además de señalar en torno a qué van a girar vuestros contenidos a lo largo de un mes, por ejemplo, para que todo ello resulte coherente y esté unido.

Ahora bien, como dije antes, ese sería el mínimo de mantenimiento. Lo más probable que queráis realizar otras acciones que conlleven la consecución de determinados objetivos: conseguir más suscriptores o seguidores, más tráfico en la web, vender más …

Para eso ademas en determinadas épocas deberéis planificar acciones estratégicas específicas que pueden incluir: ofertas, regalos, sorteos, concursos, encuestas, publicidad en redes o Google…

Todo ello conlleva dos cosas:

  1. Cada cierto tiempo vas a tener que volver al punto 1 de este post y analizar cuidadosamente tanto lo señalado como preguntas básicas, como los resultados que has ido obteniendo. 
  2. Calendarizar todos y cada uno de los movimientos que planeas realizar, sean acciones especiales o de mantenimiento.

Esta es la única manera de desarrollar una buena estrategia de marca que cubra todos los aspectos necesarios para conseguir visibilidad y clientes.

 

Interesante tu fórmula

 

 

N-p de No-procrastinar: la fórmula de la visibilidad es dejar de aplazar lo inaplazable

 

Procrastinar:

Del lat.procrastināre.

1. tr.Diferiraplazar.

 Ya lo hemos tratado con anterioridad a nivel de miedo, agotamiento, pereza o inseguridad.¡Pero ya valió! Y lo siento si lo que acabo de decir te sienta como una patada en alguna parte blanda del cuerpo.

No puedes seguir aplazando tu responsabilidad sobre tu negocio. En definitiva no te has metido en todo esto por amor al arte. O bueno, por amor a tu trabajo y tus ideas puede, pero presuponemos que lo haces para ganar dinero.

Pues las cosas estás así y puede que sean malas noticias: nada de lo que quieres va a pasar si no te pones en marcha. No tendrás resultados de ningún tipo, ni clientes, ni ventas, ni, en resumen, podrás vivir de esto.

Analiza tu negocio y marca con ojo crítico y sin miedo a los resultados. Será la unica manera de poner remedio a los problemas que hayan podido surgir. Planifica tus estrategias cuidadosamente y de forma coherente con tus necesidades y objetivos.

Esta es la verdadera fórmula para que tu negocio sea visible en internet. 

¿Has pensado en formarte?¿Necesitas ayuda? Pues aprovecha la oferta de MasterClass VisilibilidadX3 de Hey Buddy. ¿A qué esperas?

 

OFERTA MASTERCLASS VISIBILIDAD x3