Ya tenemos claras algunas cosas:

  • La visibilidad es la base para conseguir todos y cada uno de los objetivos que nos propongamos para nuestro negocio.
  • La falta de visibilidad tiene implicaciones muy diversas, tanto en los resultados mismo, como en las ganas de morirte o cualquier cosa que implique no volver a tener que ver con internet.

¡Eh! ¡Y pese a todo sigues vivo!

 

 

 

Pues bien, ha llegado la hora de ponerse manos a la obra con la soluciones. Y para eso nada mejor que 3 consejos. Concretamente 3 consejos de área para multiplicar tu visibilidad.

¿Ha sonado raro? Digo, lo de los “consejos de área”… sigue leyendo y entenderás a que me refiero.

Consejo nº 1: Identidad visual y coherencia.

¡Esto es  marketing baby!¡Oooooooouuuuhhhhhh yeaaaaaaaa!

Ademas es marketing del bueno, del chulo, del que marca la diferencia y del que más le mola a nuestra querida Estibaliz López.

Puede parecer obvio e incluso banal, pero es una realidad: Tu marca, la de tu negocio, la que te representa tiene que ser coherente. Y coherente a varios niveles además.

 

Coherente con tu negocio.

Si, verás, cuando tú lanzas un negocio te planteas qué vender y a quién vendérselo. Ademas, si has llegado a tener un blog y redes también te has planteado el cómo vendérselo,

Pues ahí es donde nos vamos  a centrar este punto. Al desarrollar tu marca también desarrollas un logo. Pero una identidad visual no es solo logo, también incluye unas tipografías, un color de marca…

Y si ademas nos ponemos exquisitos definirás el estilo visual ( fotografías y/o vectores, y de que tipo) vas a utilizar en la comunicación de tu marca: presupuestos, facturas, web, redes sociales…

Pues todo ese conjunto tiene que ser coherente a un nivel realmente profundo. Un nivel que es posible que no te hayas planteado. Me refiero a que todo eso tiene que representarte a ti. Si, a ti, a tu trabajo, a lo que quieres transmitir a tu público, y por supuesto a lo que quieres vender.

¿No me sigues? Vale, voy a ponerte un ejemplo terriblemente explícito y que espero no dañe sensibilidades: Juguetes sexuales.

Pongamos que tienes una pequeña distribuidora online de juguetes sexuales. Una que, además, trata la sexualidad de una forma sana, elegante, picara y un puntito divertida. Bien, tiene sentido que tu identidad visual juegue con la sugestión de los sentidos en tono erótico. Algunos colores dominantes podrían ser un rojo aterciopelado, un morado intenso… ¿Si?

Ahora bien, si tienes una distribuidora de frutas y verduras, y por divertidas que resulten las comparaciones de los melocotones con culos – lo de los pepinos mejor lo dejamos – igual no es muy buena idea que lo vendas de forma “erótica”. No a un público familiar que quizás esté mas interesado en cultivos ecológicos y sostenibles. A lo mejor en este caso es mas adecuado recurrir a verdes, amarillos vivos, azules…

¿A que ahora si se ve la diferencia?

 

Coherente entre sí.

 

¿Tienes una web? ¿Tienes redes sociales? ¿Email marketing? ¿Distribuyes presentaciones o facturas a tus clientes?

Bien, cuando decimos que una marca ha de ser coherente entre si – a falta de una forma mejor de decirlo – nos referimos a que seas reconocible en todas las formas de comunicarte.

Por ejemplo, y retomando la idea de la distribuidora de frutas y verduras: si tu color de marca es un verde, haz que sea el color dominante en todo lo que publicas en redes. No tendría mucho sentido que ese verde no estuviera presente, o que utilizarás como colores dominantes otros que no hayas definido dentro de los “colores de marca”.

Parece muy obvio, pero hay mucha gente que no se plantea que a parte de su logo o tipografía, el color tiene una importancia esencial. Si lo haces bien, tu público acabará asociando ese color a ti, y te reconocerá – y diferenciará – allá donde aparezca.

Aunque no lo creas, eso mejorará tu visibilidad simplemente porque ahora “te ven”.

Consejo nº 2: Porque en el SEO la palabra es la clave.

 

¡Mira que me gustan los juegos absurdos de palabras! Ramón Álvarez, nuestro SEO, es probable que intentara estrangularme por esto. Pero eso es parte de mi identidad y de la forma en que me comunico con vosotros. Y además el tema central de este consejo nº 2.

¿Tienes una web?¿Y un blog? Las palabras son un elemento crucial cara al posicionamiento de tu marca en buscadores. Por eso muchas estrategias online para distintas marcas incluyen la creación de un blog.

Claro que no es indispensable, pero de todos los caminos posibles para lograr que tu web tenga visibilidad es posiblemente la forma mas simple y con mejores resultados.

Ahora bien hay que saber elegir las palabras, pero sobre todo hay que saber diferenciarlas: no es lo mismo un concepto de marca que una palabra clave.

 

Conceptos de marca.

 

Un concepto de marca es una palabra – puede que 2 – que definen nuestra actividad y el modo en que la desarrollamos. Además van a tener una presencia clave en toda nuestra estrategia tanto en la web como en las redes sociales. Incluso pueden ser parte de la “tagline” de tu marca.

¿Demasiado técnico? Vale vamos a simplificarlo con nuestro ejemplo de pepinos y melocotones. Pongámosle un nombre: Natur. ¿Por qué? Porque suena a naturaleza, a natural y a ecológico.

Natural, naturaleza y ecológico se convierten automáticamente en conceptos de marca, porque definen la actividad de nuestra distribuidora de frutas y verduras.

Si le damos una vuelta más, estaría bien que el nombre “Natur” tuviera un subtítulo que aclarará al consumidor nuestra actividad y se convierta en un “slogan”. Este subtítulo sería nuestra “tagline”: Natur, la huerta ecológica en tu hogar.

Como ocurriera antes, huerta y hogar – y de forma asociada cultivo – nos ayudan a orientar nuestros conceptos de marca. De esta forma, a parte de explicar como hace Natur su trabajo – cultivan de forma ecológica y te lo ponen en casa -, se convierten en palabras fundamentales en todas las comunicaciones de la marca.

¿Esto quiere decir que son palabras clave o “Keywords” de SEO? Si y no y todo lo contrario. Algunas como cultivo, huerta y ecológico seguramente si. Otras como natural, naturaleza y de forma asimilada, sano, serán parte de todo lo que la marca escriba, pero no necesariamente tienen porque ayudar a posicionar.

Keywords o palabras clave.

 

Son aquellas palabras que ofrecen el mayor numero de resultados en los buscadores como Google. Definen el nicho de mercado al que se dirige tu negocio y son la base para conseguir el posicionamiento de tu web.

En el caso que hemos venido analizando ya teníamos algunos conceptos seleccionados como Keywords. ¿Y como elegimos las demás? Pues cotilleando en Google las búsquedas, en redes sociales a nuestra competencia, dándole una vuelta a la idea de nicho…

Así en este caso probablemente aparecerían otras palabras como sostenible o agricultura ecológica.

Es sobre esos términos que conforman nuestra lista de palabras clave, sobre los que tenemos que escribir los artículos de nuestro blog. Aunque ¡ojo! esas palabras pueden cambiar a lo largo del tiempo y deberías revisarlas de vez en cuando.

¿Tu ya tienes tu lista? ¡Vamos valiente, que no es tan difícil! Y es que en el mismo momento en que establezcas tus palabras clave, verás como el posicionamiento deja de resistirse y empiezas a aparecer en Google. Vamos, que tendrás visibilidad si sabes como “hablarle” a Google.

Consejo nº 3: Usa todo lo anterior en tus redes.

 

Nuestra community manager, Belén Hernández, si bien la queremos mucho, es un poco pesada. Pero en su “pesadez” tiene razón: Las redes sociales son el final de un proyecto. O mejor, no es el final del proyecto, pero si es el último punto de desarrollo de tu estrategia global de marca.

Y es que pasa demasiado a menudo, que las marcas se lanzan a abrir perfiles en redes sociales sin siquiera saber qué es lo que quieren contar. El cómo contarlo mejor lo tratamos ahora.

¿Recuerdas la coherencia de la que hablábamos al principio? ¿Tienes tus conceptos de marca y palabras clave? Pues con eso vamos a hacer magia potagia, lo vamos a mezclar y vamos a hablar de imagen de marca y tono de marca en redes sociales. ¿Preparados?

 

 

Imagen de marca.

 

Cuando hablábamos de coherencia nos referíamos a esto. La imagen de marca no es sólo tu logo. Es todo lo que rodea a tu marca en imágenes, colores e incluso palabras.

Son tus distintivos, lo que va a hacer que se re reconozca. Porque en ese “reconocimiento” es donde reside el principio de la visibilidad. Si tu público no es capaz de identificar una publicación en Facebook o en Google + – o en la red que sea – como tuya, a los efectos es como si no hubieras publicado nada.

Piensa en los cientos de “cosas” que ves en tu muro de Facebook a lo largo del día y cuantos de ellos pasan completamente desapercibidos. Eso es lo que debes evitar con tu marca.

Para ello tiene algunas cosas muy sencillas de hacer pero que te facilitarán la vida a este respecto. Para empezar, en tu foto de perfil de redes utiliza tu logotipo. Y esto en todas y cada una de ellas. Con eso ya le das un contexto a tu público, que le permite situarse y saber quien eres y a que te dedicas.

La segunda idea es que selecciones o hagas fotografías que  en relación a tu producto o servicio, puedas utilizar como “plantillas” habituales en tus redes.

¿Un ejemplo? En esta ocasión hablaremos de nuestra distribuidora de juguetes sexuales. ¿Por qué? Porque es un negocio mas difícil de gestionar a nivel de imagen sin “liarla” con las políticas de las distintas redes sociales o con los propios usuarios.

Como dijimos nuestra marca, que llamaremos “Sensualid-Arte” trata la sexualidad con elegancia, picardia y diversión. A parte de que sus colores de marca y logo deban estar presentes de alguna forma en sus fotografías, deben tener un cuidado especial en el planteamiento. Especialmente para no caer en la vulgaridad.

Las fotos de sus productos deberían ser sencillas pero especialmente cuidadas en cuanto a calidad e iluminación. Jugar con fondos blancos y elementos considerados tradicionalmente sensuales y/o afrodisiacos: desde un simple collar de perlas, hasta unas plumas, pasando por unas fresas…

De este modo y sin necesidad de caer en fotos excesivamente “explícitas” ofrecerán sus productos creando sensaciones cálidas y atrayentes.

Por el contrario, y salvo bromas diversas , no debería utilizar imágenes de paisajes o frutas y hortalizas.

¿Es más sencillo de lo que parecía eh?

 

Tono de marca.

 

El tono de marca es la forma en la que nosotros decidimos hablarle a nuestro público. En el caso de Hey Buddy decidimos que no queríamos ser super técnicos y estirados. Preferíamos una forma mas llana, cercana y divertida de comunicarnos. Y si este no es el primer artículo de nuestro blog que lees, eso ya está claro.

Es una decisión crucial a la hora de “rematar” tu imagen de marca. Y desde luego tiene que ser coherente con el conjunto. Nosotros, por ejemplo, como además tenemos cierto punto irreverente podemos poner una imagen de “Cantinflas” en un artículo como este sin que nos tiemble el pulso mientras hacemos comparaciones entre melocotones y culos.

Las palabras clave y los conceptos de marca son indispensables en este punto, ya que serán las palabras de “referencia” que se repetirán en todos tus textos. A los efectos se parece mucho a lo que hacían con nosotros en el colegio cuando éramos pequeños: repetir algo para que cale y haga poso.

En el ejemplo de “Natur” podriamos decir que en las cabeceras de sus publicaciones de redes podrían utilizar sin despeinarse – y sin agobiar – frases como: “Más sano y sostenible, en 24 horas en tu hogar”  o ” Vuelve a la naturaleza con un consumo responsable”

Si dais con el tono adecuado para vuestro público, con las imágenes adecuadas, tendréis una imagen de marca consistente en todas vuestras redes que os aseguraran mayor visibilidad y la fidelidad de vuestro público.

¿Te ha sido útil este artículo? ¿Quieres más?

Pues aprovecha la oferta que te hacemos de nuestra MasterClass Visibilidadx3. Porque si, por guapo y porque nos encantaría ayudarte. ¡Vamos! ¿A qué esperas? ¡Es por tiempo limitado!

 

OFERTA MASTERCLASS VISIBILIDAD x3

 

¡Hasta más ver!